¿QUÉ MIDEN LOS SALARIOS?
por el Dr Robert P Murphy

Traducción por Luis Alberto Iglesias y anarcocapitalista.com (bajar en pdf)
Vídeo original: http://youtu.be/dVLTopiST5g
Libro relacionado: The Politically Incorrect Guide to Capitalism por Robert P Murphy
Vídeos relacionados: Ley de la Utilidad Marginal por el Profesor Huerta de Soto
Ver también, de Robert Murphy: Contra las Leyes Antidiscriminación


Cada vez que un deportista profesional se queja de su sueldo siempre hay Cartas al Director diciendo cosas como: aquí tenemos estas “prima donnas” y ¿qué es lo que hace este tipo?... le lanza una pelotita blanca muy rápido al “catcher”... y recibe millones de dólares mientras que un profesor de matemáticas en un Instituto sólo recibe $40.000 al año, o lo que sea que cobre. ¿Cuáles son las prioridades de esta nación?

Esto es algo que se oye constantemente: nosotros como nación estamos discutiendo cómo es que no pagamos más a nuestros profesores que a los deportistas profesionales.

La mejor analogía o contraejemplo que me gusta usar contra esta forma de pensar, que normalmente coge a la gente con la guardia baja, es decir: de acuerdo, tienes razón, es un buen argumento. Y de igual modo, fui a un Centro Comercial hace unos días y vi que se puede comprar un ejemplar de la Santa Biblia por $5 y una Nintendo GameCube cuesta más o menos $300. Así que ¿cuáles son las prioridades de esta nación si la Palabra de Dios sólo vale $5 mientras que este pequeño entretenimiento vale mucho más, 60 veces eso?

Así que las prioridades de esta nación son una vergüenza: ¿no debía ser el precio de la Biblia mucho mayor? Si dices eso, sería absurdo y la gente, ni siquiera los de izquierda dirían algo así (tampoco es que les guste la Biblia). Pero, veis lo que digo. Uno puede tomar algo que le guste a la izquierda y que sea barato, como un ejemplar... del Manifiesto Comunista quizás, o el New York Times: el New York Times debería costar $50 y no es así. Así que ¿cuáles son las prioridades de la nación? ¿Qué estamos diciendo de la calidad de los medios de comunicación si los periódicos son tan baratos?

Bien, decir esto resultaría completamente absurdo, una tontería, y no convencerías a nadie. Pero esto es exactamente lo que sucede en lo referente al trabajo: están presentes los mismos principios; y sólo porque una determinada unidad de trabajo tenga un valor de mercado bajo no significa que la sociedad piense que esa “mercancía” tenga un bajo valor ético o que no sea importante para nuestra civilización.

Y realmente sería malo que la Biblia costase $500 porque entonces sería imposible regalarla a la gente, sería muy cara y habría menos Biblias en circulación. Por el mismo motivo, si lo que quieres es dar clases de matemáticas de Instituto al mayor número posible de gente, querrás que los profesores de matemáticas tengan salarios bajos porque si ganasen tanto como los deportistas profesionales, los colegios no podrían permitirse tener tantos. Sólo una élite de estudiantes podría aprender trigonometría. Si lo pensáis y vais un poco más allá, os daréis cuenta de que sería terrible que los profesores de matemáticas ganaran lo mismo que los deportistas profesionales.

Y de nuevo la razón para esto tiene que ver con la escasez. Los economistas hablan a menudo de la llamada paradoja del agua y los diamantes, que es algo de lo que hablaban los economistas clásicos, en la que por supuesto el agua es esencial para la vida, es muy importante y sin embargo los diamantes son una frivolidad (puedes usarlos para hacer brocas y cosas así para ciertas aplicaciones pero la verdad es que los diamantes son bonitos de ver pero no esenciales para la vida) y aún así el agua es muy barata, como quiera que definamos una unidad de agua, mientras que los diamantes son muy caros.

¿Y por qué es eso? Parece haber una desconexión. Y la respuesta tiene que ver con la escasez: oferta y demanda, si queréis pensar en esos términos. En relación a los usos que les dan los seres humanos hay mucha más agua de la que necesitamos; mientras que con los diamantes es lo contrario: para las cosas que queremos hacer, los anillos que queremos ponernos, los collares, pendientes o lo que sea, o instrumentos cortantes, no hay tantos diamantes o es muy difícil conseguirlos en la forma en que los necesitamos. Así que eso explica los precios de mercado. No es un reflejo de lo importante que son para nuestra civilización. Y es lo mismo en lo que se refiere al precio del trabajo.

El precio de la Biblia per se no está relacionado directamente con el salario de nadie; la persona que vende Biblias podría simplemente vender más. Así que si la Biblia baja de precio no significa necesariamente que alguien tenga menos dinero para llevar a casa a su familia mientras que si eres un determinado trabajador y el precio de tu trabajo disminuye entonces esto va obviamente a afectarte más. Así que no quiero negar que hay algunas diferencias entre los casos de los que estoy hablando, pero la diferencia no viene de que a la sociedad no le preocupen los profesores, como demuestra el ejemplo de la Biblia.


Volver arriba